Arquitectura Religiosa

ESCULTURA

Una dolorosa Malagueña

   La parroquia de Santa Catalina tuvo un retablo del siglo XVI realizado por Jusepe de Austria, artista que debió trabajar en esta comarca, pues también se ha documentado su participación en un altar de la ermita de la Virgen de Guía. Un escudo de madera tallada y dorada, con las armas de los Sotomayor y Zúñiga, que está en la escalera del Ayuntamiento, procede, asimismo, de un antiguo retablo de la iglesia parroquial.

   No obstante, en la actualidad, el muro que cierra el presbiterio del templo está desprovisto de altar; sólo hay tres retablitos en la nave del evangelio: el de San José, muy popular de inspiración y factura, que es de mampostería; y los de la Virgen del Carmen y el Resucitado, ambos neogóticos y modernos.

CUSTODIA DE DAMIÁN DE CASTRO

   En la parroquia de Santa Catalina nos encontramos con una custodia realizada por Damián de Castro, nuestro más afamado artífice de la segunda mitad del siglo XVII, que dejó en ella constancia de su maestría en el trabajo de la playa mediante el dinamismo conferido a su decoración rococó; el vástago y el sol de esta custodia son añadidos recientes; sólo el pie es de origen.

   Manuel Repiso, reconocido platero cordobés de finales del siglo XVII, realizó ocho candeleros de estilo imperio, con el vástago liso; sin embargo, actualmente, cuatro de ellos parecen desproporcionados, al habérseles suprimido dicho vástago.

   Por último, reseñamos un cáliz liso y sin decoración realizado por Manuel Aguilar, destacado artífice de la primera mitad del siglo XIX.